No te compares con tus redes sociales

Seguro que más de una vez habéis escuchado esa frase que dice que “el césped siempre está más verde en el jardín del vecino”. O lo parece. Y es que el ser humano tiende a pensar que lo del otro es mejor, y que todo lo que reluce es oro. Pero no es así, ¿a que no?

Casi no hace falta ni decir que en esta década de uso y abuso de las redes sociales todos estamos sobreexpuestos a ver -y desear- las cosas (sean materiales o experienciales) que tiene el vecino, el amigo, el colega del instituto al que hace diez años que no vemos o cualquier desconocido que aparece en nuestro muro.

Pero es que las redes sociales han dejado de ser sociales porque su objetivo principal ya no es compartir contenido con nuestros conocidos, es crear contenido para un público/posible cliente. Se han convertido en grandes, gigantescos escaparates de marcas, materiales y humanas, donde se mueven enormes cantidades de dinero. En este caldo de cultivo nació la nueva profesión del influencer, que empieza a aparecer en las respuestas de niñas, niños y adolescentes cuando les preguntan qué quieren ser de mayores.

¿Y qué tiene esto que ver con los vecinos, los jardines y que sus céspedes estén mejos cuidados? Pues que desde el momento en que plataformas como Instagram se convierten en herramientas de marketing, las imágenes que se nos muestran están pensadas para vender. Muchas veces no se corresponden con la realidad, están milimétricamente diseñadas para gustar y atraer (¡y no hablemos de los filtros!) y crean una falsa sensación de que la vida es lo que vemos en nuestras pantallas.

Compararnos constantemente con estas cuentas que nos enseñan un estado permanente de paz, orden y lujo, acaba por generarnos frustración al hacernos pensar que nosotros no somos capaces de alcanzar dicho estado, pudiendo provocar un aumento de la ansiedad. Además, puede llevarnos a incrementar nuestras compras de productos en un intento de imitación de eso que vemos, haciendo que compremos cosas que, en realidad, no necesitamos y que a la larga no habrán solucionado las emociones que el compararnos con otras personas nos genera.

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

Sandra Iglesias
Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.
A %d blogueros les gusta esto: