Recursos Inhumanos

¿Es imprescindible que en la novela negra haya un crimen, un cadáver, un asesinato? ¿O podemos considerar que una obra pertenece al género si navega con seguridad por los problemas de la sociedad, poniendo de manifiesto lo peor de la gente, la mezquindad individual, los límites que una persona puede atravesar persiguiendo lo que considera justo?

Este es el principal interrogante que se me plantea tras leer “Recursos Inhumanos”, de Pierre Lemaitre, autor del famoso libro Vestido de novia.

La obra está estructurada en tres partes: antes, durante y después. ¿De qué? No sé si contarlo, odio el spoiler. Digamos que antes, durante y después de una entrevista de trabajo. Una importantísima entrevista de trabajo por la que el protagonista, un directivo de recursos humanos de cincuenta y siete años que lleva cuatro en paro, lleva mucho tiempo esperando. Exactamente ese tiempo: cuatro años.

La primera parte es sobrecogedora. Se centra con brutalidad en los efectos del desempleo, en cómo puede desmoralizar a una persona, en cómo afecta más a unos colectivos que a otros (en este caso, el protagonista, al rondar los 60 años, está en desventaja frente a los otros candidatos, que están en la treintena), en la soledad que genera al sentirse incomprendida/o por las personas cercanas que sí tienen trabajo, en cómo altera las relaciones con la familia, etc. El realismo de la situación es aplastante y nunca pensé que leer sobre una entrevista de trabajo pudiese resultar tan entretenido.

El durante y el después ya es otra cosa. Es acción y giros inesperados. En general, se me hizo un poco larga, creo que la trama se extendió demasiado y que el protagonista tenía una habilidad poco realista a la hora de sortear algunos de los obstáculos con los que se iba encontrando, más propia de una saga de Jason Statham que de un ejecutivo en paro.

Sin embargo, creo que el conjunto merece mucho la pena. Resulta muy entretenida, engancha y hace una crítica sobre la situación del mercado laboral actual en Europa (la historia está ambientada en París); sobre la equiparación entre tipo de empleo y éxito y sobre cómo se puede llegar a anteponer el dinero a la familia, creyendo que el primero compensará a la segunda.

Recursos Inhumanos nos hace pensar sobre lo impersonal que se han vuelto las empresas. Sobre lo reemplazables que se convierten los trabajadores y sobre lo fácilmente que se puede llegar a la exclusión social si no se consigue permanecer agarrado a la rueda del empleo. Con unos personajes realistas y contradictorios, que tan pronto son los buenos como los malos, Lemaitre nos deja pensando hasta qué punto hemos endiosado el pertenecer a una organización determinada.

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

Sandra Iglesias
Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.
A %d blogueros les gusta esto: