La Odisea de las mujeres

La Odisea es uno de los libros más antiguos de la cultura occidental que se conservan. Clásico de los clásicos, esta obra datada del S.VIII a.C. y atribuida al aeda Homero, es una epopeya compuesta por veinticuatro cantos en los que se narran las aventuras -o más bien desdichas- de Odiseo (Ulises en la versión latina) en su vuelta a casa tras la guerra de Troya.

Si habéis leído la Ilíada, la otra gran obra de Homero que comparte con la Odisea el privilegio de ser una de las primeras muestras de nuestra literatura, habréis notado que falta la famosa historia del caballo de madera. Esa historia la encontraréis aquí, junto con otras muchas leyendas que, los que hayáis estudiado griego o cultura clásica en el instituto, reconoceréis.

Tanto la Ilíada como la Odisea son historias de hombres pero, sobre todo en la segunda, no faltan personajes femeninos. Ahora bien… ¿cuál es su papel?

 

MUJERES EN LA ODISEA 

Hay dos tipos de mujeres en esta historia épica: las mortales y las diosas u otros seres mitológicos.

Las primeras a menudo son hijas o esposas de personajes masculinos de mayor relevancia (cuya presencia se justifica para ayudar a Ulises en su propósito, como podría ser el caso de Nausícaa) o bien mero botín de guerra. En este punto es tal la diferencia entre sexos que durante las guerras los soldados se repartían a las mujeres como una parte más del botín, convirtiéndolas en sus esclavas (incluyendo la esclavitud sexual), sin embargo, se esperaba que a su vuelta a casa sus mujeres les hubieran permanecido fieles.

Esta misoginia se refleja perfectamente a través de las palabras de Agamenón en el canto XI:

El espíritu de este rey, que había muerto asesinado a manos de su esposa y el amante de esta, le dice a Ulises “Nada hay más cruel ni más impío que una mujer que ha podido meditar tales crímenes.” A lo que añade que encontró su muerte cuando, a la vuelta, esperaba ser acogido por su mujer y sus hijos y que este acto de Clitemnestra cubrirá de infamia a todas las mujeres que han de venir.

Telémaco también hace notoria esta diferencia cuando ordena a su madre que se retire a su aposento y se ocupe de sus labores (la tela y el huso), mientras él, que manda en la casa, y los demás hombres se ocupan del resto.

Las mujeres diosas tienen un papel más destacado y con frecuencia son descritas como pérfidas hechiceras (Circe, Calipso), embaucadoras (las Sirenas) o monstruos (Escila y Caribdis). Sin embargo, o precisamente por esto, son estos personajes los que tienen mayor autonomía y poder de decisión sobre sus vidas y las de aquellos que las rodean -cabe destacar que casi siempre viven solas en palacios que gobiernan-, las que son capaces de enfrentarse a los hombres con tal de conseguir sus propósitos (aunque estos no sean lícitos o estén envueltos en una nube de romanticismo) o de retar incluso a los otros dioses, como en el caso de Palas Atenea. Si bien, es en boca de esta diosa misma, donde se ponen estas palabras sobre las mujeres “Demasiado sabes cómo es el alma femenina; quiere siempre enriquecer la casa del que la hace su esposa. No se acuerda más de sus primeros hijos, ni de su marido muerto, ni piensa en ellos jamás” al instar a Telémaco a que vuelva pronto a su casa y evite que su madre le arruine al entregar sus riquezas a un nuevo marido porque, demasiado bien se sabe, las mujeres pierden la cabeza al casarse por segunda vez.

 

Se cree que esta obra retrata la realidad de la mujer en aquella sociedad en aquella época, aunque lo cierto es que retrata la realidad de las mujeres en muchas sociedades pasadas (y no tanto). Realidades que las oprimían y las aislaban en sus casas. Sociedades donde no existía ningún tipo de autonomía, siendo dependientes de un hombre. Sociedades en las que no eran consideradas ciudadanas y se les negaban los derechos de los que disponían los hombres. Sociedades que, asombrosamente, se asemejan bastante a las de ahora.

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.