Consejos para elaborar el videocurrículum

Aunque el videocurrículum es el gran desconocido en nuestro país, cada vez se ve más en ciertos sectores como el marketing, la comunicación audiovisual o las relaciones públicas. Así que, tanto si pertenecéis a ese pequeño grupo como si pertenecéis a un gremio profesional más tradicional, pero queréis innovar en vuestra búsqueda de empleo, aquí os dejo unos consejos básicos para afrontar este reto con éxito:

  1. Piensa QUÉ vas a decir: antes de ponerte a grabar es importante que sepas exactamente qué aspectos de tu currículum vas a destacar en el mensaje. Haz un guion. Ponlo por escrito y revísalo. El videocurrículum no consiste en leer el cv tradicional delante de la cámara, por lo que tendrás que sintetizarlo, destacando tus competencias, tu formación y tu experiencia profesional.
  1. Piensa CÓMO vas a decirlo: adapta el mensaje al destinatario del vídeo (si la persona a la que va dirigido conoce ampliamente tu área profesional puedes utilizar términos más específicos; si, por el contrario, crees que podría no conocerla, es mejor usar un lenguaje menos técnico).
  1. Sé creativo: la modalidad en vídeo te permite saltarte la formalidad más estricta de la versión en papel. Aquí puedes contar una historia, mostrar ejemplos de tu trabajo o hacerlo en directo si la profesión lo permite (por ejemplo, cantar, actuar, dibujar…), etc.

videocámara

  1. Mantén la atención: es de vital importancia que el vídeo no sea monótono ni aburrido, ya que no queremos que en el proceso de selección lo apaguen antes de llegar al final. Tampoco ha de ser excesivamente largo. Piensa que, si un cv se puede descartar en apenas unos segundos, con el vídeo puede pasar lo mismo. Así que tiene que tener gancho, pero, además, ser breve. Si puedes presentar tu candidatura en un minuto y medio, mejor que en dos.
  1. Cuida los aspectos técnicos: busca un lugar con buena luz (a poder ser natural) y libre de ruidos de personas, televisores o teléfonos. Cuida la imagen como si se tratase de una entrevista presencial, al igual que la comunicación verbal y no verbal (gestos, posturas, tono, etc.). ¡Todo será evaluado! Procura hablar con amabilidad y naturalidad, como si tu interlocutor realmente estuviese delante, de manera fluida y mirando a la cámara, evitando los silencios demasiado largos y las miradas perdidas (al techo o al suelo) síntomas de inseguridad y nerviosismo.
  1. Facilita tus datos de contacto: al despedirte no olvides aportar tus datos de contacto y, de nuevo, trata de hacerlo del modo más original posible. Añade también enlaces a páginas web o redes sociales que utilices de manera profesional.

 

Y ahora llegó el momento de hacer tomas hasta encontrar la que nos convenza y ¡enviarlo a la empresa de nuestros sueños!

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.