Nunca apagues la luz

Seguro que en las últimas semanas habéis visto el tráiler de esta película de terror que se ha estrenado en los cines españoles el pasado 19 de agosto. A mí me ha llamado tanto la atención que, tras varios años dejando un poco de lado este género, el sábado fui a ver esta obra dirigida por David F. Sandberg y puedo aseguraros dos cosas:

  1. Da mucho miedo.
  2. Las mujeres tienen una representación real en la película. Son fuertes, independientes, resolutivas y no están a la espera del hombre que las salve.

Lights Out

¿Por qué me ha gustado tanto el tratamiento de la mujer en Nunca apagues la luz?

  • Porque pasa el test de Bechdel. Hay más de dos personajes femeninos (de hecho, hay más que masculinos), conversan habitualmente entre ellos y no lo hacen exclusivamente sobre un hombre.
  • Aunque no se hace referencia a la ocupación profesional de los personajes principales, entre los secundarios encontramos a las mujeres ejerciendo tanto trabajos considerados típicamente femeninos (trabajadora social) como masculinos (policía).
  • Las protagonistas se enfrentan a sus miedos, sean estos de la clase que sea: desde los más terrenales (como el miedo al compromiso) hasta los más sobrenaturales, dado el monstruo que se pasea por casa saltando de rincón oscuro en rincón oscuro.
  • Este monstruo, con rostro e historia de mujer, no ha sucumbido a la típica explicación de su existencia diabólica a causa de un instinto maternal frustrado, como ocurre en otras películas como Mamá o La mujer de negro. La locura de una mujer puede deberse a otras causas. No todo gira en torno a la maternidad.

Quizás la historia no sea especialmente original y recuerde a la protagonizada por Anna Paquin en Darkness, pero te hará saltar de la butaca y cerrar los ojos en más de una ocasión.

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

2 responses

  1. Creo que Alien y en especial Prometheus son un gran ejemplo. Esa última película me gustó a medias, pero piensas… anda, este es el tipo de personaje femenino y creíble que tanto nos gusta a los hombres. De todos modos no soy partidario de entrar a valorar estas estas cosas; es decir, en el momento que haces algo centrándote en la feminidad o la masculinidad de los personajes, se ha estropeado la película. No nos engañemos… este trato tan indiferente de un parto como el que se muestra en al peli es precisamente lo bueno, pero el caso es que los hombres hemos preferido de toda la vida a estos personajes. Creo que típico cliché de personaje femenino ya sea fuerte o débil (aunque siempre sexy) está destinado precisamente al público femenino (no entiendo si no las comedia románticas) y al público masculino adolescente. Las productoras lo saben.

    Es como el caso de la nueva de Mad Max y el tema de que fuese una película feminista. Yo no he visto feminismo por ningún lado; sencillamente me pareció una buena película de acción con personajes enfocados hacia lo que la película pretende ofrecer.

    • Muchas gracias por tu comentario, Edu. Lamentablemente no puedo darte mi opinión sobre las películas que comentas porque no las he visto (ni siquiera Alien :S), por lo que no podría entrar a valorar si son o no feministas ni el papel que las mujeres representaron en ellas. Efectivamente existe un gran público -podríamos decir que el mayoritario- que reclama películas estereotipadas donde los personajes masculinos sean varoniles y los femeninos sean hiperfemeninos y siempre sexies. Y las productoras lo saben, claro que sí, y los actores y las actrices, y los directores y los publicistas. Pero también hay un público minoritario que está cansado de ver lo mismo de siempre en pantalla y que se alegra cuando una película obvia los tópicos y produce arte libre de estereotipos como, en mi opinión, ha sido el caso de Nunca apagues la luz.

      Por cierto, me anoto estas tres películas en mi lista de “Pendientes”.

      Un saludo!

Comments are closed.