Los portales de empleo

Seguro que más de una vez os habéis encontrado con un post con un listado interminable de portales de empleo en los que buscar trabajo. ¿Os habéis visto abrumados? Es normal. Yo también. Sobre todo cuando pienso que en cada uno me van a pedir que me registre, que cree una clave -con mayúsculas y minúsculas, al menos un dígito y sin símbolos-, que introduzca todos mis datos personales, profesionales y académicos y que es posible que, si cometo un error y vuelvo atrás o si pasa demasiado tiempo, el portal caduque y tenga que volver a empezar.

Indudablemente, poseer un listado de portales de empleo es positivo porque es información, de manera que, a priori, podríamos pensar que cuanto más extenso mejor. Sin embargo, resulta inviable revisar 50 portales diferentes cada día en nuestra búsqueda de empleo. Entonces, ¿cómo gestiono mi lista?

Pasos para una búsqueda efectiva en portales de empleo

Lo primero es hacer una criba. No todas las páginas nos van a servir. Algunas están destinadas a profesiones muy concretas (informática, hostelería, tercer sector…) por lo que debemos quedarnos sólo con aquellas especializadas en nuestro campo o las genéricas y rechazar el resto.

Durante la criba también deberemos eliminar aquellas páginas que no siguen en funcionamiento, las que dan error y aquellas que no aportan resultados para la mayoría de las búsquedas. Con esto quiero decir que si busco un puesto muy concreto (por ejemplo, de orientadora profesional en Fuerteventura) es posible que no encuentre ninguna vacante en ese momento, sin que eso signifique que la página no me pueda resultar útil. Sin embargo, si amplío la búsqueda a todo el país y continúo sin tener resultados en esa profesión, seguramente esté ante una página que, o bien no se actualiza con frecuencia, o bien no ha encontrado su público y por lo tanto las empresas no la utilizan para sus publicaciones.

Es importante que, una vez hecha la selección de los portales que nos interesan, hagamos una nueva lista con estas direcciones. ¿Por qué? Porque con una lista más reducida tendremos mayor sensación de control y no nos veremos tan agobiados. Lo más práctico es hacer esta nueva lista en Excel, donde también debemos anotar nuestro nombre de usuario y la contraseña que nos permitirá acceder a cada web, así nos aseguramos de que no nos olvidaremos y evitaremos caer cada pocas semanas en el recurso de “recuperar contraseña”.

Imagen de iosphere - FreeDigitalPhotos.net

Imagen de iosphere – FreeDigitalPhotos.net

El siguiente paso es, inevitablemente, el registro en los portales seleccionados. Mi consejo es repartir esta tarea en varios días, de manera que cada día nos inscribamos en dos o tres. Así podremos cubrirlos con calma, teniendo presente que debemos rellenar todos los apartados disponibles: datos personales, foto, formación académica y complementaria, experiencia profesional, idiomas, informática, etc. Hay que recordar que cuanto más completo esté nuestro perfil, más posibilidades tendremos de que los reclutadores nos encuentren al realizar una búsqueda por palabras clave. De ahí que sea tan importante no limitarse a señalar puestos y empresas, sino también funciones, tareas y logros alcanzados. Y, por supuesto, siempre que sea posible es recomendable adjuntar el CV en formato Word o PDF.

Otra recomendación es aprovechar la opción de alertas de empleo que la mayoría de los portales ofrecen, ya que recibiremos un boletín con las novedades directamente en nuestro correo electrónico. Sin embargo, esta opción mal gestionada provocará un colapso en nuestra bandeja de entrada y que en muchas ocasiones ni siquiera leamos los correos. Para evitarlo tenemos que afinar lo máximo posible las alertas, escogiendo sólo aquellos puestos que nos interesan y las zonas geográficas a las que nos podemos desplazar. Si durante varias semanas recibimos información que no nos resulta en absoluto útil, es hora de hacer una modificación en esa alerta en concreto.

Una vez inscritos en todos los portales de nuestro interés tendremos que planificar la búsqueda. En función del número de portales que nos queden y de la periodicidad de su actualización valoraremos si es recomendable revisarlos todos a diario o si, por el contrario, sería mejor consultar unos pocos cada día. Recordad que es importante “no darse el atracón” pues si nos cansamos nuestra atención y concentración disminuirán y la búsqueda se verá afectada.

Espero que estos consejos os sirvan de ayuda ¡y mucha suerte!

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

One response

Comments are closed.