¿Orientación o Coaching?

Últimamente he leído varios artículos en los que se trata de establecer las diferencias fundamentales entre un orientador profesional y un coach. En la mayoría de estos artículos se señala que una de las principales diferencias radica en que el coach, a través de una técnica basada en preguntas abiertas, ayuda al cliente a conocerse mejor a sí mismo, a establecer su objetivo y a alcanzarlo, mientras que el orientador «indica», «señala», «enseña», «aconseja», «da diversas opciones» de lo que se debe hacer y de cómo hacerlo.

Esta diferenciación es totalmente errónea y falsa y el que acuda a un orientador creyendo que este le dará las soluciones a todos sus problemas profesionales y no tendrá más que escuchar y seguir las pautas al pie de la letra, no encontrará ayuda en esta figura. Cualquier persona que acuda a un orientador debe estar concienciado, como ya expliqué en este otro post, de que tendrá que trabajar duro en el conocimiento de sí mismo y del entorno, conocimiento que le permitirá establecer sus prioridades, marcar sus objetivos, tomar decisiones y actuar para alcanzar las metas. En definitiva, será la persona quien lleve a cabo la creación y puesta en marcha de su proyecto profesional, contando con el acompañamiento o guía del orientador durante el proceso. El objetivo final de la orientación es darle a la persona orientada las herramientas necesarias para que pueda autoorientarse en el futuro, tomando sus propias decisiones profesionales y personales de manera autónoma.

Señal

Quizás todavía tengamos en mente el modelo de orientación característico del INEM, donde durante mucho tiempo prevaleció la inserción laboral de las personas desempleadas por encima de su orientación a largo plazo. Sin embargo, el concepto de orientación profesional ha evolucionado y actualmente, incluso este organismo cuenta con excelentes orientadores que trabajan a conciencia en la consecución de objetivos de sus usuarios. Los orientadores somos profesionales con amplia formación en el conocimiento humano y educativo, generalmente psicólogos, pedagogos, psicopedagogos, sociólogos, educadores sociales  u otros profesionales de las ciencias de la educación, y no tendemos a tomar las decisiones de las personas orientadas. Esto no quiere decir que no exista algún orientador que lo haga, pero el que actúe así lo hará por ser su forma de trabajar propia, no porque sea la regla que marca la actuación del gremio. De igual forma que no todos los pediatras trabajan igual, ni todos los mecánicos ni todos los profesores.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre coaching y orientación? La verdad, no está nada clara. El coaching, de coach (entrenador en inglés) es un término que surgió en el mundo deportivo y se extendió a otros ámbitos, sobre todo al empresarial. Quizás sus diferencias se encuentren más en los ámbitos de aplicación que en las técnicas empleadas.

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

Sandra Iglesias
Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

1 comentario

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: