Cuestiones básicas sobre el currículum vitae

Todos hemos oído hablar del currículum vitae y en más de una ocasión hemos tenido que elaborarlo. Pero ¿cuánto sabemos sobre él?

¿Qué es?

El currículum vitae o CV es la historia de nuestra vida profesional; una descripción de la trayectoria de nuestra carrera en la que se reflejan, además, nuestros intereses personales y las decisiones que hemos realizado (por ejemplo, el tipo de formación por la que hemos optado).

¿Para qué se hace?

El CV, por sí solo, no pretende conseguir un trabajo determinado, sino que busca una oportunidad de entrevista en la que demostrar que somos el candidato ideal. Es decir, su finalidad es captar la atención del reclutador para que nos llame y mantener una charla en persona, por lo que debe ser claro y resultar lo más atractivo posible. Con esto no me refiero a que haya que decorarlo o utilizar un tipo de letra bonito, sino a que ha de estar muy bien estructurado y ofrecer toda la información relevante a simple vista (Os recuerdo que un reclutador dedica menos de 10 segundos a decidir si continúa leyendo ese currículum más detenidamente o lo descarta). Pinchando aquí podéis leer mis consejos para redactar un buen CV.

Redactar CV

¿Qué tipos existen?

Podemos hablar, al menos, de tres tipos de CV, ampliamente conocidos y utilizados en España: el cronológico, el funcional y el combinado.

  • Cronológico: Este es mi tipo favorito, ya que resalta la evolución en la trayectoria profesional, y es el más conocido y utilizado. Lo más indicado es redactar la experiencia y la formación en orden inverso (de lo más reciente hasta lo más antiguo) de manera que el reclutador, con sólo un vistazo, pueda comprobar lo actualizados que nos encontramos. Destaca los puestos y los ascensos por encima de las habilidades, por lo que no es recomendable cuando la evolución profesional no ha sido lineal, presenta fluctuaciones o largos periodos de paro o inactividad.
  • Funcional o por competencias: en este caso la información se agrupa por puestos, destacando los aprendizajes, las habilidades adquiridas y los logros alcanzados en cada puesto. Este modelo permite camuflar los periodos de inactividad, cambios de trabajo frecuentes o hacia puestos de menor categoría.
  • Combinado: el CV combinado se estructura como un CV funcional -agrupando la experiencia por temas- y coloca dentro de cada tema los distintos puestos desempeñados en orden cronológico.

En www.modelocurriculum.net podéis encontrar ejemplos de los tres tipos.

Si lo que queremos es enviar el CV a otro país europeo y no estamos seguros del modelo idóneo para ese lugar en concreto, lo mejor es que optemos por el Europass, un modelo comprensible y válido en toda Europa.

El Europass consta de varios documentos:

  • Dos son de elaboración personal y las plantillas pueden encontrarse en la página europass.cedefop.europa.eu:
    1. CV: puede añadírsele el Pasaporte Europeo de Competencias, un portafolio en el que se recogen certificados que acrediten las cualificaciones y competencias que se poseen.
    2. Pasaporte de Lenguas.
  • Tres son emitidos por las instituciones académicas pertinentes:
    1. Documento de Movilidad Europass.
    2. Suplemento al Título de Técnico o Certificado de Profesionalidad.
    3. Suplemento al Tïtulo Superior.

Y tú, ¿por cuál de todos estos modelos de currículum vitae te has decantado? Cuéntamelo en los Comentarios o déjame tus dudas al respecto y te ayudaré a escoger el mejor según tu situación.

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.

2 responses

Comments are closed.