La industria de la belleza

Los medios de comunicación de masas dictan la norma. Actualmente, su poder puede observarse con claridad en su facilidad para crear necesidades -hasta entonces inexistentes- en la población y en cómo ésta las interioriza e intenta cubrir, gastando una gran cantidad de tiempo, dinero y energía en el proceso, en lugar de enfocarse en cosas más relevantes y gratificantes. Una de esas necesidades creadas es la de adoptar el cánon de belleza socialmente establecido, por muy irreal y difícilmente asumible que sea para la gran mayoría.

La publicidad, el cine, las revistas de moda… nos bombardean diariamente con mensajes que nos dictan cómo debemos ser, qué aspecto, color, textura, ha de tener cada parte de nuestro cuerpo y cómo podemos actuar para conseguirlo.
Personalmente, las revistas de moda son las que más rabia me dan porque se disfrazan de buenos propósitos, de “queremos hacerte sentir bien con tu cuerpo”, y alternan sus consejos para gustarte y aceptarte a ti misma tal y como eres con otros para conseguir un pelo perfecto, un cutis perfecto, unas uñas perfectas y perder 10 kilos en un mes. Muy coherente todo, ¿verdad?

Desde hace años, la marca de cosmética DOVE, bajo su lema “por una belleza real”, trata de poner fin a la asociación de la belleza con cuerpos esbeltos y delgados, contando en sus campañas publicitarias con modelos con una complexión diferente. De entre todos sus anuncios destacaría el que os muestro a continuación: Onslaught (ataque, embestida), en el que se critica la presión que ejerce la industria de la belleza, a través de los medios, para que las mujeres modifiquemos nuestros cuerpos.

Si quieres que charlemos sobre igualdad de género en redes, sigue a Lamalvalila en Facebook y Twitter. ¡Nos leemos!

Sandra Iglesias Rodríguez

Psicóloga y orientadora profesional de formación. Escritora de vocación. Madre y feminista a tiempo completo, bloguera en mis ratos libres. Aquí encontrarás información y debate sobre todo lo que tenga que ver con el mundo del empleo y con la igualdad de género.